RT Kirigami - шаблон joomla Создание сайтов

Ante la inminente celebración en La Habana de la V Cumbre Caricom-Cuba, los líderes de la región se alistan para presentar estrategias que -basadas en la integración- propicien el desarrollo económico del área.

 stos objetivos, los principales del encuentro del venidero 8 de diciembre, forman parte del plan estratégico de cinco años, acordado en la anterior cumbre por los miembros de la Comunidad del Caribe (Caricom).
De igual modo, ambas partes abogan por profundizar el diálogo y revisar la cooperación bilateral.
Cuba y el bloque regional mantienen una posición firme de respeto mutuo, y desde el 2002 realizan cumbres cada tres años a fin de revisar diversos programas de colaboración, y dar cumplimiento a su premisa integracionista.
En la próxima cita, surge además la oportunidad de analizar formas para fortalecer las relaciones económicas Caricom-Cuba más acordes con el proceso de actualización de su modelo económico que lleva a cabo la isla.
El gobierno del presidente Raúl Castro ha agradecido reiteradamente la solidaridad mostrada por la Caricom ante actos perjudiciales para el desarrollo económico y social de Cuba, tales como el bloqueo de Estados Unidos y la aplicación extraterritorial de las leyes estadounidenses.
Ante la Asamblea Nacional del Poder Popular (parlamento), en su última sesión, el jefe de Estado resaltó que Cuba se siente "parte entrañable" de la comunidad caribeña y congratuló que -en junio último- se completara la representación diplomática de toda la región en su país, tras la apertura de la embajada de San Cristóbal y Nieves.
De igual modo los jefes de Estado y de Gobierno de la zona han expresado su beneplácito por la asistencia técnica y la cooperación prestada por Cuba en una serie de áreas, incluidas la educación y la salud, en las que la isla aporta su capital humano además del alto nivel alcanzado en esos sectores,.
Ese esquema de relaciones económicas, políticas y de amistad sustentado en la solidaridad, la colaboración y la complementación, sirve de referente para planes integracionistas en el Caribe y América Latina.
En la XXXV reunión de jefes de Estado y Gobierno de la Caricom celebrada en Antigua y Barbuda a inicios de julio pasado, se aprobó el plan quin-quenal para el período 2014-2019, y en esa cita los líderes del ente coincidieron en que durante los próximos cinco años la gestión del bloque debe centrarse en reformas que aumenten la integración y respondan a los retos del entorno internacional.
Ese plan identificó ocho prioridades estratégicas integradas y áreas clave de intervención: la construcción de la capacidad de recuperación económica, del medio ambiente y tecnológica; resiliencia social; y el fortalecimiento de la identidad de la Caricom.
También aboga por el fortalecimiento de la gobernabilidad dentro de la comunidad y su peso a escala internacional, junto con una política exterior coordinada, así como rl impulso a la investigación, el desarrollo y la innovación.
Por ello, todas esas prioridades, que persiguen la creación de un entorno propicio para la estabilización de las economías de los pequeños estados miembros, serán debatidas en el venidero encuentro entre el bloque y Cuba, a fin de favorecer la ruta para alcanzar un crecimiento robusto.
Progresos y consolidación de la CARICOM
Durante su reciente estancia de seis meses como presidente de la Caricom (de enero a junio pasados), el primer ministro de San Vicente y las Granadinas, Ralph Gonsalves, destacó que el ente vivió un período de "consolidación y de progreso".
Entre los logros mencionó la cooperación funcional, la coordinación de la política exterior, la integración económica y las iniciativas relativas a la coordinación y el fortalecimiento de la seguridad.
En mayo de este año, Dexter Rose, decano del cuerpo diplomático en Cuba, declaró a Prensa Latina que es un buen momento para la región.
Como ejemplo de los novedosos pasos emprendidos por la Comunidad, mencionó la demanda de los países del Caribe para solicitar a Europa una reparación por los crímenes de la esclavitud, lo que consideró un reclamo más moral que monetario.
Según recordó el diplomático, fue el líder histórico de la Revolución cubana, Fidel Castro, quien en 2001 en Durban, Sudáfrica, alentara a pedir una indemnización por los daños ocasionados por la esclavitud sufrida por tres continentes, incluida Asia, como consecuencia de la conquista y colonización europeas.
Ese constituye otro ejemplo de los tradicionales vínculos entre Cuba y los países de la Comunidad, que también tienen profundas raíces históricas y culturales. Batallas como esas refuerzan continuamente el espíritu de la Caricom, que con unos 17 millones de personas de población, es un bloque regional con principios establecidos en defensa de sus soberanías e intereses políticos y económicos.
Esta agrupación surgida en 1973 con la firma del Tratado de Chaguaramas, en Trinidad y Tobago, para transformar la Asociación Caribeña de Libre Comercio en un Mercado Común, intenta además responder a la globaliza-ción neoliberal con la unidad y la solidaridad, promoviendo el diálogo, la integración y la cooperación.
La Caricom tiene como miembros plenos a Antigua y Barbuda, Bahamas, Barbados, Belice, Dominica, Granada, Guyana, Haití, Jamaica, San Cristóbal y Nieves, Santa Lucía, San Vicente y las Granadinas, Surinam, y Trinidad y Tobago.
También figuran como asociados de esta agrupación las dependencias británicas de Montserrat, Anguila, Bermudas, Islas Caimán, Islas Turcas y Caicos, e Islas Vírgenes Británicas. En 2002 fue instaurado el 8 de diciembre como "Día de Cuba y Caricom" porque en esa fecha de 1972 se produjo el establecimiento de relaciones diplomáticas de La Habana con Barbados, Guyana, Jamaica y Trinidad y Tobago.