RT Kirigami - шаблон joomla Создание сайтов

El editor del rotativo británico The Guardian, Alan Rusbridger (foto), dio a conocer en una entrevista con un canal de televisión local que el Gobierno británico está involucrado en la decisión de exigir la destrucción de los materiales del excolaborador de la CIA, Edward Snowden.

En una entrevista con BBCNews, Rusbridger reveló que “un alto cargo del Gobierno” británico que actuaba en nombre del propio primer ministro fue quien mandó a eliminar cualquier evidencia sobre los archivos de espionaje por parte de los Estados Unidos.

El Gobierno británico amenazó al diario The Guardian con acciones legales y le presionó para que destruyera o entregara a las autoridades los discos duros con la información que proporcionó Edward Snowden, de acuerdo con un editorial publicado el lunes por Rusbridger.

Añadió que las investigaciones de The Guardian continuarán pese a los actos presuntamente atribuidos al gobierno británico y que seguirán difundiendo las revelaciones de Snowden, aun cuando el colaborador de la CIA esté fuera del Reino Unido.

El pasado 18 de agosto, David Miranda, pareja de Greenwald, fue detenido durante nueve horas en el aeropuerto de Heathrow cuando regresaba de Río de Janeiro (capital de Brasil). Miranda fue liberado pero las autoridades confiscaron sus equipos electrónicos, incluyendo su teléfono móvil, el ordenador portátil, la cámara, las tarjetas de memoria, discos DVD entre otras cosas y aseguró que demandará al gobierno británico.

El Gobierno británico negó su participación en el hecho, pero reconoció que estuvo al tanto de la operación por la cual fue requisado Miranda.

El columnista del periódico británico The Guardian, Glenn Greenwald, aseguró que la retención de su pareja David Miranda, no lo amedrentará pues “seré más agresivo (en cuanto a la publicación de documentos secretos) y no menos, en mis reportes”.

Snowden se encuentra en Rusia, luego de haber recibido el asilo el pasado 1 de agosto.

Snowden dijo a mediados de julio, cuando solicitó el asilo de manera oficial, que no perjudicaría los intereses de Estados Unidos, una condición pedida por el presidente ruso Vladimir Putin.

Una vez recibido el asilo, el extrabajador de la Agencia de Seguridad (NSA) agradeció a la nación euroasiática por el resguardo a su integridad.

Edward Snowden admitió en una entrevista ser el responsable de lo que podría ser la filtración más importante de documentos secretos del gobierno en la historia de Estados Unidos.