RT Kirigami - шаблон joomla Создание сайтов

Con desfiles en 27 diferentes ciudades, Rusia inició la celebración de los 70 años de la Gran Guerra Patria, término dado por los soviéticos al combate contra la Alemania nazi durante la Segunda Guerra Mundial.

Entre los innumerables eventos programados para esta jornada en to-do el país –unos 2.200 tan solo en Moscú– el más importante es sin duda el Desfile de la Victoria en la Plaza Roja, con la presencia del presidente ruso, Vladimir Putin, y de delegaciones oficiales de unos 70 países, entre ellas la que encabeza el mandatario cubano Raúl Castro Ruz, invitadas a la celebración.


Putin abre el desfile
Por primera vez en las conmemoraciones por el final de la II Guerra Mundial en Moscú, se guardó un minuto de silencio en memoria de los caídos durante el desfile militar que se desarrolla en la Plaza Roja.
El presidente ruso, Vladímir Putin, que destacó el papel del Ejército soviético en la derrota de la Alemania nazi, fue el encargado de anunciar el minuto de silencio.
Putin señaló ante los miles de invitados y veteranos de la guerra que la “aventura hitleriana fue una lección horrible para toda la comunidad internacional”.
Agregó que “ahora, 70 años después, la historia de nuevo apela a nuestra razón y a nuestra vigilancia. No debemos olvidar que la idea de la supremacía racial y la exclusividad llevó a la más sangrienta de las guerras’’.
El desfile inició con la salida y presentación del histórico estandarte de la victoria y la bandera rusa. La parada de la victoria fue iniciada con el ministro de Defensa de Rusia, Serguéi Shoigu.

Personalidades participantes
Asistieron 27 Jefes de Estado y de Gobierno, entre ellos los presidentes chino Xi Jinping e indio Pranab Mukher-jee, el egipcio Abdel Fattah Al Sisi y el líder venezolano Nicolás Maduro.
También estaba en Moscú el secretario general de la ONU Ban Ki-moon que participó en este desfile militar gigantesco con 16.000 soldados, donde Rusia exhibió además su moderno armamento, como el Tanque Armata T-14, considerado uno de los más potentes del mundo, o misiles balísticos intercontinentales de cerca de 50 toneladas.
Tras el desfile militar, llegaron al centro de Moscú de más de 160.000 personas para otro desfile en el que los moscovitas llevaron los retratos de sus padres o sus abuelos veteranos de la II Guerra Mundial.
Por todas partes se vieron las llamadas cintas de San Jorge con rayas anaranjadas y negras, que rememoran la victoria del Ejército Rojo contra la Alemania nazi y se han convertido en símbolo de patriotismo.
El sábado, las calles de Novosibirsk sirvieron para mostrar las técnicas militares tradicionales y la marcha de soldados, junto con la exhibición de los modernos complejos de misiles Iskander y los helicópteros Mi-8, MiG y Su, informó RT.
En la ciudad de Vladivostok tuvo lugar también un desfile, con la participación de miles de personas, así como en Sebastopol veteranos y autoridades de la ciudad rindieron homenaje a los caídos en la defensa de esa Ciudad Héroe. En el Mar Negro, la flota realizó maniobras en celebración de este histórico día.
Los festejos del Día de la Victoria replicaron desfiles en San Petersburgo, Baltisk, Kaliningrado, Severomorsk, Múrmansk, Smolensk, Tula, Nizhni Nóvgorod, Sebastopol, Kerch, Vladikavkaz, Stávropol, Astracán, Volgogrado, Samara, Rostov del Don, Novorosíisk, Ekaterimburgo, Ulán-Udé, Chitá, Belogorsk, Jabárovsk, Ussuriisk, y Yuzhno-Sajalinsk.