RT Kirigami - шаблон joomla Создание сайтов

El pasado sábado tuvo lugar el sepelio de Rodrigo Melinao, mapuche que fue hallado por su familia con un disparo de escopeta en el tórax en la comuna de Ercilla, al sur de Chile. Este hecho ha despertado numerosas protestas que reviven la lucha por la reivindicación territorial del pueblo indígena.


Melinao, que se encontraba cumpliendo condena de cinco años y un día por el delito de incendio de bosque, fue encontrado muerto con dos impactos de bala. Por este crimen aún no existen detenidos.
Durante el funeral, Aucán Huilica-mán, presidente del Consejo de Todas las Tierras, aseguró que no descarta que en la muerte del joven intervinieran efectivos policiales, tal como lo había señalado antes la familia de Melinao.
La corresponsal de teleSUR en Chile, Beatriz Michel, destacó que las críticas de la comunidad están dirigidas principalmente a la represión de las demandas del pueblo mapu-che.
«La violencia policial en la zona es la que ha causado cada vez más muertes de comuneros mapuche durante los últimos años al menos cuatro, desde el regreso de la democracia. Todos en el contexto de reivindicaciones territoriales de lucha por sus tierras» aseguró Michell.
Michel destacó que esta es la razón por la que los habitantes de la Región de la Araucanía (centro) han pedido que se termine con la militarización de los territorios y que no se invierta dinero en tecnología para rastrear mapuche y reprimirlos; sino que sean invertidos en la compra de tierras para que sean devueltas a los pueblos originarios.
El pueblo mapuche, conformado por unas 600 mil personas, constituye la principal etnia indígena de Chile y mantiene desde los años noventa en la Araucanía un conflicto con empresas agrícolas y forestales por la propiedad de tierras que considera ancestrales.
Desde el pasado viernes, se han registrado varios hechos violentos en la región. Por este crimen varias vías han sido cerradas como medida de protesta, también los habitantes de la ciudad de Santiago (capital) han expresado su rechazo a este hecho.
El Gobierno chileno ha ordenado una investigación para esclarecer este hecho en la que participarán la Policía de Investigación y los Carabineros, acusados por la familia de la víctima de ser los causantes de la muerte del indígena.