RT Kirigami - шаблон joomla Создание сайтов

El parlamentario socialista Leonardo Soto, cuestionó la idoneidad del Congreso para redactar la nueva Constitución. A su juicio, es necesario que sea la ciudadanía la que recupere la confianza de un Congreso desacreditado por sus propias acciones. «No puede ser este Congreso el que elabore una nueva Constitución, porque ha sido parte de la devaluación de nuestra democracia», afirmó el presidente de la Comisión de Constitución, Legislación y Justicia de la Cámara Baja.

En conversación con Patricio López en el Tema del Día, Soto afirmó que el Congreso Nacional nunca había tenido un grado de desprestigio, de descrédito, como el que se ve ahora, en el que el 90 por ciento de los chilenos cree que persigue intereses particulares y no de la nación.
“En ese contexto, si a este Congreso se le encargara exclusivamente la labor de elaborar una nueva Constitución muy probablemente el resultado de ese trabajo sería estimado por la gente como ilegítimo”, afirmó el diputado. Además, contradijo las palabras del presidente saliente del PS, el diputado Osvaldo Andrade, quien señaló que “lo importante es la concreción y no el mecanismo”. “No es inocuo o neutral quién escriba, muy por el contrario, ello determina en gran parte la manera en que se configuran o relacionan los poderes del Estado”. También indicó que si la nueva Carta Fundamental la elaboran los parlamentarios, éstos buscarían la forma de aumentar su influencia en las decisiones del Estado. Por otro lado, si lo hiciera sólo el Ejecutivo, el fruto tendría un sello presidencialista, como ocurre con la actual Constitución del 80.
Por lo mismo, afirmó que debe ser elaborada por la propia ciudadanía. En ese sentido se refirió a sus colegas del Congreso, quienes insisten en la premi-nencia de una vía institucional: “No hay peor ciego que el que no quiere ver.
Sin duda la clase política es la última en enterarse de la profundidad de la crisis que estamos viviendo”.
En ese sentido, el diputado socialista sostuvo que “cuando miembros del Parlamento o del Ejecutivo reclaman exclusivamente para sí la posibilidad de redactar la Constitución, simplemente están defendiendo un interés”.
Sin embargo, la Presidenta Michelle Bachelet en su discurso el 21 de mayo habló de unir los dos caminos: el ciudadano y el institucional en el proceso. Ante esto, Soto sostuvo que la puerta de entrada a un proceso constituyente “supone la participación activa y directa de los ciudadanos”, es decir, un plebiscito. “Tiene que ser el pueblo decidiendo el mecanismo, no los representantes del pueblo diciendo por él lo que se va a hacer”. Además, dijo que esperaría que se invitara a todos los chilenos y chilenas a un plebiscito para consultar si la redacción la debe realizar el Congreso Nacional, los expertos o la misma ciudadanía. Al respecto afirmó que más de 650 parlamentarios firmaron un proyecto de ley de Reforma Constitucional para instalar en la actual legislación la posibilidad de que se convoque a este plebiscito amplio, proyecto que comenzó su trámite la semana pasada. El diputado indicó que esperan tener la fuerza suficiente para convencer a todos los parlamentarios de que lo que Chile quiere es ampliar la democracia, dar un espacio de participación directa.
“Hacia allá debemos transitar”, afirmó e indicó que si alguna vez, la antigua Concertación invitó a todos los chilenos a participar en las urnas para poder derrotar a la dictadura el año 88 “no hay ningún problema en invitarlos nuevamente a acabar con esta Constitución”.