Opinión de la semana

¡Volveré y seré millones! Túpac Amaru II

El 19 de marzo de 1738, nació el peruano José Gabriel Condorcanqui Nogera, que pasó a la historia como Túpac Amaru II, nombre con el que lideró la mayor revolución indígena en América, y uno de los primeros atisbos de emancipación, ocurrido el 4 de noviembre de 1780 en Tungasuca, departamento del Cuzco, Perú.
¡Volveré y seré millones! Las últimas palabras del líder indígena peruano marcaron un legado para la América indígena y obrera, libre, soberana y valiente.
La acción se extendió por 24 provincias de la nación sudamericana. Durante la gesta murieron 100 mil indígenas que batallaron con gran fortaleza, y mil 200 hombres del ejército realista fueron derrotados en Sangarará.
Aún así el inca revolucionario fue capturado, obligado a presenciar la tortura y asesinato de sus aliados, amigos, hijos y esposa; y, finalmente, brutalmente asesinado el 18 de mayo de 1781. Tenía 43 años.
Sin embargo, no pudieron claudicar su fuerza ni el poder de su legado. Luego de ser sometido a un intento de descuartizamiento al amarrarlo a caballos, Túpac Amaru II alzó la voz y aseguró a los presentes ‘‘¡Volveré y seré millones!’’, antes de ser decapitado ante los fallidos propósitos de darle muerte.
El también independentista Francisco de Miranda, venezolano pionero en la gesta de la liberación de la región, destacó en sus relaciones con la Corona británica la rebelión liderada por el inca Túpac Amaru II.
En la actualidad varios partidos y movimientos políticos de América han dedicado su nombre al líder indígena, debido a su carácter patriótico, soberano, rebelde y valiente.
Desde el Movimiento Revolucionario Tupac Amarú de Venezuela, hasta la Organización Barrial Túpac Amaru de Argentina, que es liderada por Milagro Sala, privada de libertad desde enero de 2016, mantienen vivas sus ideas.